lunes, 17 de febrero de 2014

Juegos lectores (27): El código sopa.

Seguro que conoces las sopas de letras y los crucigramas. Pues construyendo unas sencillas sopas vamos a crear un código secreto espectacular. 
Primero hacemos las siguientes sopas con las letras del abecedario:

Observa que cada letra está dentro de una casilla que forma determinadas figuras: así por ejemplo la E es un cuadrado pues está dentro de un cuadrado, la A es una esquina con el pico abajo y a la derecha... 

Basándonos en esta correspondencia podemos crear mensajes cifrados muy sofisticados. 

Intenta resolver este: 

SOLUCIONES a la adivinanza, el acertijo y el enigma.

La adivinanza decía:
 ¿De qué debo llenar un cántaro para que pese menos?

La solución es "Llenarlo de agujeros" porque los agujeros no solo no pesan, sino que quitan peso. (Son como los números negativos que estudian los alumnos en el instituto que cuando les sumamos, restan)


El acertijo decía:




"Un prisionero está encerrado en una celda con dos puertas: una conduce a la salvación, la otra a la muerte.
Cada una de ellas está vigilada por un guardián, que conoce el destino de la puerta que vigila.
El prisionero sabe que uno de los guardianes siempre dice la verdad, y que el otro siempre miente.
Pero no sabe quién es el mentiroso y quién dice la verdad.
Para saber cuál es la puerta buena, sólo puede hacer una pregunta a uno sólo de los guardianes.
¿Cuál será esa pregunta?"


Veamos cómo funciona la pregunta a uno de los centinelas (Hay dos casos posibles:
1. Que sea el que dice la verdad:

Responderá que en su lado porque sabe que el otro miente y dirá que en su lado contrario.



2. Que sea el que miente: 
Responderá que en su lado porque aunque el otro diga la verdad (que está en el otro lado), él mentirá y dirá lo contrario. 

En ambos casos va a responder que en el lado contrario a la posición verdadera de la puerta. 

El enigma decía: 

«¿Qué ser provisto de voz es de cuatro patas, de dos y de tres?»

La respuesta es el hombre. 
Ya que primero anda a cuatro patas (de bebé), luego con dos (cuando ya sabe andar) y después con tres (cuando añade a sus dos piernas el bastón, para caminar):