sábado, 28 de septiembre de 2013

Dos sencillas actividades en el Día internacional de la Persona Sorda

Con motivo de este día especial queremos que conozcas un poco las peculiaridades del Lenguaje de Signos.

La primera es un sencillo juego del ahorcado con el alfabeto dactilológico (es como el abecedario, pero con signos manuales que se realizan con la mano derecha).


En la segunda te proponemos que "veas" la lectura de un poema de Juan Ramón Jiménez en Lengua de Signos.
 

 
Como veis las personas sordas también tienen su biblioteca. Aquí, en la página Cerantes visual tenéis un montón de cuentos y obras en lengua de signos.´
 

 



jueves, 26 de septiembre de 2013

El próximo 28 de septiembre se celebra el Día Internacional de las Personas Sordas.


El 28 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de las Personas Sordas. No viene mal celebrarlo y significar ese día porque esta discapacidad (la sordera) es la más invisible de todas. Dice el refrán: "Ojos que no ven, corazón que no siente" y la sordera no se ve.
 
Nos cuesta imaginar el mundo de los sordos. A lo largo de la historia fueron considerados muchas veces seres imperfectos, fallos humanos, deshechos. Durante la Antigüedad, el “sordomudo” era considerado idiota y demente; incapaz de recibir educación, pensaban que no podrían leer, escribir ni entender. Se les prohibía comprar, vender, heredar y contraer matrimonio. Los espartanos los arrojaban desde un monte, los atenienses los abandonaban o sacrificaban, los romanos los arrojaban al Tíber. Poco a poco, en posteriores etapas, la consideración por estas personas fue mejorando. En la Edad Media, algunos conseguían vivir en los pueblos comunicándose mediante signos con los vecinos o lograban emplearse en tareas domésticas aunque no se les permitía entrar en las iglesias ni casarse (otros, con menos suerte, eran ingresados en manicomios). A partir del S. XVI y XVII, tras el Renacimiento, comienza a pensarse en su educabilidad y aparecen los primeros intentos documentados de enseñarles a hablar. Será en el siglo XX, a partir de 1960, que se empieza a recuperar y reconocer la Lengua de Signos para la educación de la persona sorda por tres motivos:
  • El lenguaje de signos tiene un extraordinario valor lingüístico y expresivo y es capaz de llegar a cualquier nivel de abstracción.
  • El aprendizaje temprano de la Lengua de Signos favorece la comprensión y el desarrollo cognitivo.
  • El oralismo como único método de aprendizaje no ha dado los resultados esperados.
 
 Entrar el círculo de personas sordas sorprende desde nuestra perspectiva de oyentes: contemplar su expresión concentrada tratando de traducir nuestras veloces palabras, observar su expresión de aburrimiento ante una charlas que no puede seguir, notar su consciencia la monotonía de su voz, de esa sintaxis simplificada e imperfecta que provocan en el resto extrañeza; percibir la crispación de sentirse inferiores sin serlo... Pero todo eso cambia cuando se encuentras con sus iguales y entran en una alborozada expansión gestual, dibujando ágiles mensajes con las manos y pintando emociones en su rostro... entonces, el lenguaje oral, calla por completo. Visto lo cual uno empieza a entender la tradicional etiqueta de "la mala leche del sordo". Se puede bucear en la vida de Beethoven, o de Goya... y encontrar allí, en sus diarios o cartas, o pintadas sobre las paredes de la Finca del Sordo los efectos devastadores de su enfermedad que les llevaban a la depresión, el enfado, la soledad y la tristeza. El estereotipo de su mal carácter empieza ya en la escuela: son niños problemáticos, distraídos, testarudos, agresivos... muchas veces estas conductas son atribuidas a puro negativismo cuando en realidad son efectos de la incomunicación. Pero estos niños cambian radicalmente su carácter en cuanto pueden comunicarse con otros como ellos.  El sordo es el más suscepetible, el más débil y frágil socialmente: su incapacidad de comunicación convencional es total.
  
A los normoyentes les cuesta mucho comprender las dificultades de las personas sordas para acceder al lenguaje oral. Normalmente se empieza por explicarles la diferencia entre ser sordo "prelocutivo" o "postlocutivo". Un sordo prelocutivo nunca habrá escuchado los sonidos, así que desde su nacimiento (y antes) no se habrá entrenado en el complejísimo procesamiento de secuencias sonoras y tonales que constituyen el habla. Puede parecer fácil, pero sólo los potentes ordenadores actuales, son capaces de realizar procesos semejantes. Al faltarle al sordo estos estímulos claves en el periodo en que se modela el cerebro y se establecen los circuitos neuronales provocará que "jamás" sea capaz de hablar como una persona normalmente entrenada: ni a nivel fonético, ni sintáctico . Un sordo postlocutivo, en cambio, habrá estado inmerso en el complejo mundo de los sonidos durante un tiempo. Esto le habrá permitido experimentar con secuencias sonoras y tendrá adquiridas las bases del lenguaje oral. Con un entrenamiento adecuado logrará hablar de forma oral con relativa corrección.
 
A pesar de estas diferencias en cuanto a su capacidad para adquirir el lenguaje oral todos los sordos sufren en mayor o menor medida graves dificultades de socialización. Así como los ciegos mueven a la gente a prestarles atención, participan activamente en las conversaciones, cuentan chistes, hacen amigos con facilidad... los sordos pasan por se personas ariscas y solitarias, no cuentan ni ríen los chistes, evitan la conversación, no invitan a la proximidad y la charla. De ahí a considerarlos deficientes mentales solo hay un paso. Ya en el año 1554, en el Lazarillo de Tormes, se describe al "sagacísimo ciego" cuando a los sordos se les consideraba poco menos que idiotas: "este no puede hablar; pues no puede pensar". Sería un animal, diría Aristóteles para el que el atributo esencial del ser humano era el lenguaje.
 
Me gustaría que, tras esta lectura, entendierais un poco mejor la personalidad de las personas sordas. No lo tienen nada fácil. Os invito a colocaros un día unos tapones en los oídos y tratar de "sobrevivir" en el mundo sonoro, enmudecido de repente: en casa, en el trabajo, en la calle... porque ya sabes el refrán: "Oídos que oyen, corazón que no siente el mundo del sordo".
 

jueves, 19 de septiembre de 2013

Juegos lectores nº 26. "Caza la sílaba"

Y otro juego más... Se trata de ordenar las sílabas en revoltillo de una palabra para formarla correctamente. ¿Serás capaz? ¡Suerte!
(Pincha en la imagen para empezar)

martes, 10 de septiembre de 2013

Día internacional de la alfabetización



Olé leo
El 8 de septiembre se celebra anualmente el día internacional de la alfabetización. Es otro más de los recordatorios con que llenan las casillas del calendario para dar un significado especial a la rutina de los días, pero en este caso su inclusión está perfectamente justificada. La alfabetización, el acceso a la escuela, el derecho a la educación es una de las herramientas más poderosas que nos  permiten crecer como seres humanos.

Convocados por este día afloran en mi memoria los infantiles recuerdos de mi aprendizaje lector: aquellas cartillas infantiles, de a dos páginas por letra, que comenzaban presentando las vocales con pálidos dibujos esquemáticos que se tornaron a través de todos los métodos en fieles arquetipos de su vocal: La A siempre fue una araña, la E se adhirió al elefante para la eternidad, la I quedó asociada al indio emplumado, la O aparecía siempre acompañada del ojo y la U nunca se separaba de su racimo. Luego aparecían las primeras combinaciones silábicas e incluso se leían frases absurdas pero fascinantes: "mi mamá me mima", "tu tío tito te tutea"... Y así, poco a poco, sin entender muy bien cómo se producía,  llegábamos a dominar este proceso altamente simbólico que marca la historia de la humanidad. En este viaje iniciático al saber de los escribas nos acompañaban lápices y cuadernos, tizas y encerados, láminas en las paredes, copias y caligrafías con pluma y tinta china, los primeros libros, las lecturas colectivas, los dictados, el abecedario...

Mucho tiempo después, como maestro y aún más como logopeda, llegué a reflexionar a menudo sobre este proceso. Tuve que analizar distintos modelos, entender los mecanismos intervinientes, considerar la metodología... incluso, en un grupo de trabajo de logopedia, llegamos a crear un completo y original método de lectura.

Así nació "Olé, leo", un método de lectura especialmente pensado para alumnos con dificultades pero igualmente apto para cualquier niño que se inicie en el proceso lector. Tiene un enfoque abiertamente logopédico (sobre todo por la secuencia de presentación de las letras) con la base motivadora de un cuento repleto de onomatopeyas asociadas a las imágenes. Puede incluirse fácilmente un gesto pues las escenas contienen acciones fáciles de representar. El escenario se sitúa en un sitio tan típicamente español como una plaza de toros y transcurre en medio de una corrida un tanto disparatada.

No aburriré a nadie con la fundamentación teórica, las sugerencias metodológicas o el material complementario. Si a alguno le interesa especialmente puede ponerse en contacto conmigo y le enviaré la documentación correspondiente. Os dejo una muestra de la cartilla de lectura del alumno.

Y también quiero reflejar aquí las sensaciones y recuerdos de tantas horas pasadas haciendo de toro, gesticulado, imitando la cita del torero... las divertidas y alargadas vocalizaciones, incluso las artificiales (pero reveladoras) segmentaciones en fonemas de palabras enteras. No podré olvidar las primeras y asombrosas lecturas de aquellos niños a los que se les había atragantado la metodología tradicional.

Los que hemos contemplado la emoción de un niño que empieza a leer, que se inicia en la autonomía del conocimiento mediante los libros, entendemos perfectamente la idea de dedicar un día a la alfabetización. Para cada uno de los cinco adultos que aún no saben leer en el mundo, para los setenta y dos millones de niños que aún están sin escolarizar nuestra solidaridad y el compromiso de colaborar en lo que desde aquí se alcance.
Jesús M. Grande

martes, 3 de septiembre de 2013

BNEscolar

Este mes se ha presentado la nueva iniciativa creada por la Biblioteca Nacional de España en colaboración con la empresa GNOSS, la BNEscolar, un espacio web realizado con tecnología semántica y compuesto por más de 8.500 obras digitalizadas.

La BNEscolar consta de un grupo de elementos culturales de la Biblioteca, seleccionados por su utilidad para enriquecer y complementar los contenidos educativos de las enseñanzas medias. El proyecto tiene como objetivo estructurar y representar semánticamente piezas relevantes de las principales instituciones de la memoria españolas y valorizarlos para su uso educativo, aprovechando las ventajas de las tecnologías semánticas de la plataforma de software social de Gnoss .

El portal está estructurado en tres secciones: Arte, Dibujos de los niños de la guerra y Otras colecciones. La primera incluye más de dos mil cuatrocientas obras de arte de las colecciones de grabados de Durero, trabajos de Goya, estampas japonesas, grabados flamencos y holandeses…

La segunda, comprende íntegramente la colección de cerca de mil doscientos dibujos pintados por niños acogidos en distintas instituciones de España y Francia durante la guerra civil española, y que representan la mirada infantil del conflicto bélico y de escenas de la vida cotidiana de la época.

Y la tercera, consta de más de cinco mil obras culturales sobre diversas disciplinas, pertenecientes a quince colecciones de la BNE, entre las que están las siguientes: Teatro del siglo de Oro, Quijotes, Material Cartográfico Manuscrito e Historia de la Ciencia.

Nuevo curso

¡Ya estamos de vuelta!


BIENVENIDOS AL NUEVO CURSO 
2013-14

La biblioteca continúa publicándose. 

Esperamos vuestra participación.