jueves, 7 de febrero de 2013

El entierro de la sardina

NOTA DE LA REDACCIÓN: Llega ya la fecha del entierro de la sardina y no sé qué poner en este blog para celebrarlo de una manera literaria. Nadie, en el cole, escribió nada al respecto así que echo mano de antiguas colaboraciones de mis alumnos. Hace años un grupo de alumnos investigó en clase el origen de esta cosstumbre carnavalera de enterrar una sardina. Aunque no son de este cole es muy interesante lo que encontraron. Aquí os lo presentamos.
 
Origen de los carnavales
Aseguran los etnólogos (los que estudian las costumbres de la gente) que el ciclo del Carnaval se inicia en diciembre y concluye el Miércoles de Ceniza. El Carnaval es tiempo de libertades y de hacer todo lo que normalmente está prohibido. El Entierro de la Sardina no escapa a esta condición, pues también tiene características de irreverencia, con cambio de roles (de papeles sociales) y relajamiento.
Los antiguos romanos lo celebraban en diciembre (saturnalias) y en febrero (lupercalias).


Origen del Entierro de la sardina

1ª Hipótesis: El cargamento de sardinas de Carlos III
En antiguos documentos se dice que unos nobles habían encargado un cargameno de sardinas para despedirse del Carnaval con un buen festín. Al llegar a Madrid, las sardinas estaban ya podridas y olian tan mal que tivieron que enterrarlas. Las trasladaron a la orilla del rio Manzanares (muy cerca de donde está hoy el estadio del Atletic de Madrid) y allí las enterraron. Ese día se lo pasaron tan bien que decidieron repetirlo todos los años.



2ª Hipótesis: La "cerdina" o costillar de cerdo.
Antiguamente se acostumbraba a enterrar un costillar de cerdo (que se llamaba "cerdina") para significar que ya no se podía comer carne hasta que acabara la cuaresma. Esto se hacía el primer día de cuaresma que es el Miércoles de Ceniza. Con el tiempo la gente no se preocupaba de pronunciar bien el nombre y acabaron llamándolo "sardina". Cuando se volvió a inventar esta costumbre ya no sabían que se refería a una parte del cerdo y pensaron que había que enterrar una "sardina de mar" no de cerdo.
Hay quién asegura también que el entierro de la sardina es un ritual para traer abundancia de pesca y fertilidad a los animales ante el nuevo ciclo de reproducción.



El Entierro de la sardina en Madrid.


El entierro de la sardina es un antiguo rito de Carnavales en Madrid cuyo origen es incierto.
La comitiva del entierro siempre ha salido del Rastro. A la pradera del canal del Manzanares se llegaba andando, pero actualmente el séquito, después de recorrer el centro de Madrid, se disuelve para concentrarse a las cinco de la tarde en San Antonio de la Florida (Cerca de la sidrería Casa Mingo).
A partir de las 17:00 el entierro da comienzo en el Puente de la Reina Victoria, en el paseo de la Florida y finaliza después en la Casa de Campo.
Fue un antiguo anticuario del Rastro, Serafín Villén, quien casi sin quererlo se encargó de recuperar la tradición que estuvo muchos años prohibida como consecuencia de la Guerra Civil.
En el año 1953 hicieron una caja de cirstal, pusieron dentro una sardina hecha por ellos y la enterraron de verdad.
Ya antes, en 1912, Manuel García de la Prada, alcalde de Madrid y adinerado anticuario, había fundado la alegre Cofradía del Santo Entierro de la Sardina. En aquel año encargó al pintor Francisco de Goya la creación de una obra que inmortalizara el entierro.
La Cofradía cuenta actualmente con unos 100 socios y no se admiten mujeres en ella.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario