domingo, 28 de octubre de 2012

La lluvia



La lluvia
 
Me gusta el olor
de la lluvia mojada
Y me gusta el sabor
del agua encharcada...

¡No!, ¡No!, ¡No!
¡Que me equivocaba!

Me gustan los charcos
y yo los pisaba,
navegué por ellos
toda una semana...

¡No!, ¡No!, ¡No!
¡Que me equivocaba!

La lluvia está fría
y el viento soplaba
me subí al paraguas
y no me secaba...

¡No!, ¡No!, ¡No!
¡Que me equivocaba!

Con esta poesía
que ahora se acaba
He aprendido mucho:
No me equivocaba.
 
¡Sí!, ¡Sí!, ¡Sí!
¡No me equivocaba!

 Poesía en colaboración del p rofe con Muriel, alumna de 4º (SAED).

Dos hombres en el bosque (cuento con Storyjumper)

Alberto un niño de 4º (SAED) ha hecho un cuento que el profe Jesús ha ilustrado con ayuda de un programa de internet llamado Storyjumper. es muy bonito y os invitamos a leerlo ¿Quieres hacer tú uno también? Dínoslo y te explicamos cómo se hace.  

miércoles, 24 de octubre de 2012

Vídeo realizado por alumnos de 2º de ESO con personajes animados en plastilina

Como homenaje a las bibliotecas y los libros os  presentamos este video participante en el concurso Video Escolar 2006-2007 realizado por alumn@s de 2º A de bachillerato en el IES García Morato de Madrid. Video presentado por la profesora Elena La Banda.
Ganador del SEGUNDO PREMIO en la categoría B.

24 de octubre: Día de la bibliteca


Cada año, el 24 de octubre se conmemora el Día de la Biblioteca. Esta iniciativa nació en 1997 para trasladar a la opinión pública la importancia de la Biblioteca como lugar de encuentro con la cultura, y como instrumento imprescindible para la educación, la formación y la convivencia humana.

PREGÓN OFICIAL DEL DÍA DE LA BIBLIOTECA:

¡Venid, venid todos! Bebés y niños, chicos y chicas, jóvenes y adultos de todos los orígenes, de todas las edades y de toda condición. ¡Venid a la Biblioteca! Entrad en este inmenso y hermoso jardín, multicolor y polifónico, donde crecen las más hermosas flores de la cultura humana: todo lo que sabemos y todo lo que imaginamos los seres humanos, las crónicas y los sueños, las batallas y los carnavales, las fiestas y los duelos… todo está aquí recogido y bien clasificado en sus estanterías, accesibles para que vosotros disfrutéis del placer de la lectura.
Entrad con alegría pero con respeto. Recorred sus amplias avenidas con ricas arboledas, sus acogedores senderos bordeados de exuberantes rosaledas con las más hermosas rosas, deambulad por las pequeñas veredas que os llevarán a escondidos rincones donde crecen plantas raras pero de deliciosas flores. Os encontraréis allí con otras muchas personas amigas que, como vosotros, disfrutan de las bellas palabras, de las sugerentes imágenes, de los evocadores sonidos. Entrad y valorad el trabajo de estos jardineros esforzados, hombres y mujeres responsables de la Biblioteca: ellos riegan la sabiduría de lo sembrado en sus estantes, podan con cuidado las horas de silencio, remueven la tierra del pensamiento con recomendaciones y propuestas, abonan la imaginación con actividades inesperadas… y siempre, siempre, están ahí, bajo el sol abrasador y bajo la lluvia, esperando que las palabras florezcan, y que nosotros seamos portadores de las semillas que aventan cada día las páginas de los libros que atesora su biblioteca.
Aprended de ellos el amor por los libros y montad en vuestra casa vuestra propia biblioteca: por muy pequeña y modesta que sea será vuestro jardín y os llenará de olores, de sugerencias, de ideas, de sensaciones, que os harán sentiros llenos de gratitud, cercanos a esas personas, escritores e ilustradores, que contaron bellas historias para vosotros, de creadores que os hablaron de su mundo, de todos los mundos, para que vosotros os atreváis a mirar todos los horizontes y ,al hacerlo, también os atreváis a mirar dentro de vosotros mismos para buscar vuestros más íntimos sentimientos, vuestros valores más auténticos. Venid hoy y venid todos los días que os sea posible a este hermoso jardín siempre florido, siempre acogedor, siempre pleno de sabiduría, de placer, de solidaridad, de respeto, de belleza…

(José María Gutiérrez de la Torre
Presidente de la Asociación Española
de Amigos del Libro Infantil y Juvenil)

lunes, 22 de octubre de 2012

Undécimo mandamiento: "Devolver lo prestado"

Hay bastantes niños que no han devuelto su libro prestado a la biblioteca. Los profesores han de estar siempre con la desagradable tarea de recordárselo, pedírselo, incluso "amenazarles" con que tendrán que comprar uno nuevo si lo pierden o estropean...
La educación es una cosa de todos. Los padres que permiten o son indiferentes a que sus hijos no devuelvan un libro prestado les hacen un flaco favor a sus hijos.

Sirva esta imagen para reflexionar sobre la necesidad de devolver lo prestado (es broma, no se va a excomulgar a nadie, por supuesto...)