jueves, 27 de enero de 2011

Haz tu cómic y publícalo aquí

Hola, chiclos.
Os invito a participar en este minitaller virtual de comics.
Antes de que te desanimes porque crees que no sabes dibujar, lee esto:
¡No es necesario dibujar nada!
Con ayuda de un programa (desde internet) tendrás dibujos, bocadillos, objetos y signos para que los coloques a tu disposición. Es muy sencillo y, alguno de los alumnos de otros coles por los que he pasado lo han hecho ya. Aquí te pongo sus "producciones". Más abajo te explicamos cómo hacerlo.

LA ÚLTIMA FLOR DE LA TIERRA

Autores: David Tapia, Nicolás y el profe Jesús.


Cómics creado por Cristina, David y Nicolás

NADIE ME QUIERE
(Por el profe Jesús)

¿Y cómo lo hago?
1º Me conecto a la página  http://stripgenerator.com/
2º Echo un vistazo al videotutorial http://stripgenerator.com/video/
3º Hago "clic" en recuadro rojo de la derecha "Create New strip. No sign up required"
4º Elijo las frames (nº de recuadros), characters (personajes), items (objetos) y texts (bocadillos).
5º Prueba a moverlos, colocarlos, editar, etc...
6º Cuando acabes puedes imprimir tu dibujo (ojo si das "Finish" antes de esto la página te llevará a un apartado para registrarte y perderás tu dibujo si no lo haces...). Caso de que quieras mejores opciones: más dibujos, publicarlo en internet (te permite una especie de blog, etc... tendrás que registrarte: consulta a tus padres para este paso).
7º Si quieres conservar "una foto" de tus tiras de cómics tendrás que "imprimir la pantalla" y desde un programa de edición fotográfica pegar las distintas tiras en un sólo bloque.

(Para más ayuda consulta con el bibliotecario Jesús)

miércoles, 26 de enero de 2011

La importancia de los signos de puntuación

SIGNOS DE PUNTUACIÓN
Los signos de puntuación se usan en los textos escritos para intentar reproducir la entonación del lenguaje oral (pausas, matices de voz, gestos, cambios de tono, etc.) con objeto de interpretar y comprender correctamente el mensaje escrito. Los signos de puntuación, por lo tanto, nos permiten expresarnos con claridad y evitar interpretaciones diferentes del mismo texto.
Por ejemplo, el sentido de la siguiente frase:

Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda.

(Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra «mujer».
Si usted es hombre, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra «tiene»).
 

Así comienza una interesante presentación de power point en la que se ponen interesantes ejemplos de lo que cambiaría un texto al variar los signos de puntuáción.
Échala un vistazo, es divertidísima.

http://www.box.net/shared/f8bukr74jv

jueves, 20 de enero de 2011

Mi primer libro

Con el mayor de los cariños os presento a "Thunda, el búfalo", el primer libro que leí:
Fue el premio por muchas semanas de atención y buen comportamiento en la catequesis de San Cosme y San Damián, mi parroquia de entonces en Burgos. Después de largas semanas aprendiendo sin cuestionar nada todo aquello que me enseñaban me hicieron el más precioso regalo: un libro.

Y además, fue un libro con gancho. 45 años después aún recuerdo la historia de este búfalo. Su vida social en la manada, el liderazgo, la defensa en círculo contra los leones que querían devorar a sus crias, el apareamiento, el parto en un oscuro rincón de la selva, los pájaros que les desparasitaban y avisaban del peligro, el incendio en la selva y la estratagema de internarse en el lago para evitar abrasarse...

Yo tenía 6 años. Este libro fue, probablemente, la primera propiedad ganada con mi esfuerzo. No sé las veces que lo releí. Aún lo conservo.

Cuando lo descubro, sepultado en el fondo de un arcón polvoriento en el pueblo de mis padres, aún me emociono. Lo tomo en mis manos y no puedo evitar abrirlo y leer algunas páginas... Todavía parecen mostrar la frescura que encontré a mis pocos años.
Luego vinieron los cómics. Primero los ejemplares sueltos que me dejaban amigos o conocidos pues no tuve nunca dinero para comprarlos yo mismo. También los ejemplares leídos en mi cole, el Liceo Castilla, en alguno de sus clubs de alumnos; allí los alternábamos con futbolines y damas. Después mi padre nos sorprendió con unos gruesos tomos de colecciones enteras de TBO o de superhéroes como "La Pantera Negra" o el "Capitán Trueno". Eran de segunda mano y se los pasaba su jefe en el trabajo. Fueron, durante años, mis posesiones más preciadas.
Cuando tienes un libro así posees un auténtico universo. En él me sumergía horas y horas enfrascado en las aventuras de mis héroes. Aprendí de selvas, estrategias, maldades, razas inferiores, valor, inteligencia, superhombres... Un caldo de cultivo, eso también,  para el fascismo pero que, curiosamente, no ha dejado huella alguna (creo).

Con los cómics aprendí realmente a leer. La ayuda de sus imágenes me sugerían el tono o el contenido de las historias y me enseñaron a poner el énfasis adecuado a descripciones y diálogos.
Hoy, en el basto almacén de internet, tecleo las palabras mágicas: "La Pantera Negra" + cómic y, como genio que aparece para cumplir tus deseos, se despliegan cientos de accesos a información sobre este superhéroe. Entonces busco algunos viejos ejemplares para leer. Luego me sorprendo de no reconocer en absoluto nada de lo estoy leyendo... vuelven a actuar las trampas de la memoria.... pero la magia permanece.
Jesús Marcial Grande