jueves, 19 de mayo de 2011

La nueva alfabetización

Vino mi sobrina a casa y dejó instalado el Messenger en mi ordenador. Cuando yo lo abrí para trabajar un rato observé un extraño icono en la parte inferior derecha de la pantalla. No le di importancia. "Cosas de mi sobrina" - pensé. Al rato se abre un recuadro y el nombre de mi sobrino Raúl, de 12 años,  aparece encabezando un mensaje que dice:

hl tata :-)
cm t va?
stoy n ksa.
t exo d -
stas ok?
tqm
1b

- ¡Cielos!  -pensé-  ¡Un mensaje secreto de la CIA! ¡Tengo un troyano en el ordenador, seguro...!
Respondí a mi sobrino (eso del Messenger funciona como un chat, creo) y le expliqué que su hermana no estaba, que no había desinstalado el messenger como le pedí y que, al abrir el ordenador, este había interprentado que yo era "la tata".
Mi sobrino, condescendiente, volvió al lenguaje "académico" y se disculpó:
- Vale tío. Hasta luego.
Tampoco es que dijera mucho en "mi lengua" pero, por lo menos, lo entendí.

Y es que soy un profe completamente analfabeto en el nuevo lenguaje inventado por los jóvenes en este siglo XXI. Los móviles han forzado a las cabecitas juveniles a contraer y abstraer el lenguaje  para ahorrar unos buenos céntimos en el costo de sus SMS. Buena ocasión para rebelarse contra la ortografía (¡y qué a gusto lo hacen!), contra la sintaxis (¡qué placer no pensar!) y contra la fonética (¡menos perfeccionismo, pesáos!):   ¡Viva la revolución de la simplicidad, la economía y la efectividad inmediata!

Aunque, a primera vista, resultan difíciles de leer; estos mensajes, con un poco de práctica, son perfectamente legibles. El cerebro adquiere automatismos, como el explicado en el primer juego lector de este blog, que permiten una rápida traducción sin necesitar de deletrear. La ley natural que rige este fenómeno hará que, incluso hasta los profesores más intolerantes hoy día se vean en la necesidad de familiarizarse con él si no quieren padecer en un futuro próximo algún tipo de síndrome de aislamiento, pues el fenómeno parece imparable y no ha hecho más que empezar.
El lenguaje SMS (Short Messages Standard, o sea, Servicio de Mensaje Abreviado) se trata de una tecnología europea que apareció en 1991. Inicialmente se utilizaba para enviar informes de bolsa y horóscopos. La tecnología sólo permite escribir un límite de 160 caracteres incluidos espacios en blanco, de ahí que nazca esta forma de lenguaje abreviado y con símbolos que significan sentimientos o cosas (los emiticonos).

La estadística es escalofriante:
  • El 95% de los jóvenes entre 18 y 29 años envían SMS.
  • Entre el 2007 y el 2009, el promedio de tiempo una conversación telefónica decayó en casi un tercio debido a que ahora la gente prefiere en muchos casos enviar un SMS en vez de hablar.
  • El adolescente promedio hoy día envía en promedio 10 SMS por hora, lo que equivale a unos 3,000 mensajes al mes.
  • 200.000 accidentes automovilísticos al año, sólo en EEUU, por escribir mensajes mientras se conduce.
  • Los mensajes SMS le generan a la industria de telefonía móvil entre 60 y 70 mil millones de dólares cada año.
Y para terminar lo mejor es un ejemplo. Me dejó mi cuñado uno de sus mensajes recibidos ("rcibi2" ¿no?) de su hija, en un auténtico y complicado "lenguaje de los móviles" Traducirlo fue un verdadero triunfo. De hecho, creo que todavía no lo entiendo." Decía:

Hi wpa!Qtl?I´m ok xo os exo de -!I no m qria sparr de vos! T mandao1email xo cro qn ta yegao m e-mail: ... sq sl di ml tl mund! Bsos


Jesús Marcial Grande Gutiérrez
xdon: jsus mrcial L gtrrz,
 ;-) Ya voy aprendiendo...

1 comentario:

  1. En lo personal prefiero escribir correctamente y aunque me tarde más, mis mensajes siempre van bien escritos. A mis alumnos siempre les respondo como debe ser y les pido que cuando me manden un mensajito pues siempre lo escriban bien, a manera de práctica. Soy a la vieja escuela dirían mis hijas. Roxana Rendón

    ResponderEliminar