domingo, 3 de abril de 2011

Técnicas creativas 15: "Historias para reir" (Rodari)

La posibilidad más simple de inventar historias cómicas nace de la explotación del error. Para los pequeños, las primeras historias serán gestuales (ponerse los zapatos en las manos). Un ejemplo sería el cuento del perro que no sabe ladrar y cree que le puede enseñar un gato y le enseña a maullar, una vaca a mugir...
Otra posibilidad será crear personajes equivocados con nombres bufos. Ejemplo: El señor Cacerolo vive en un pueblo llamado Olluela.
También se obtienen efectos cómicos por medio de la sorpresa, utilizando dichos comunes, como "estamos rotos de cansancio" (estamos hechos pedacitos), "vemos las estrellas" (un rey al que le gustaba ver las estrellas durante todo el tiempo y el médico le aconseja martillazos en la cabeza, pero prefiere que sea el astrónomo de palacio el que reciba el martillazo y se las describa, el astrónomo se escapa y el rey instala la corte en un jeep y cada día da la vuelta a la tierra para que siempre sea de noche).
Otra posibilidad es introducir un personaje banal en un contexto extraordinario o a la inversa, un personaje extraordinario en un contexto banal. Este mecanismo suelen utilizarlo los niños para "desacralizar" las diversas formas de autoridad (meter al maestro en la jaula de un zoo, los fantasmas en el cubo de la basura...)
También se puede "cosificar" personas. Ejemplo: El tío Roberto trabaja en un guardarropa de un restaurante de perchero. El señor Rigoberto trabaja de mesa de despacho. La risa inicialmente cruel deja lugar, poco a poco. a una sensación de inquietud. La situación es cómica, pero comprenden que es también injusta.

Pensando en nuestro cole se me ocurre la historia de Benjaminillo,  un alumno que no hace más que portarse mal en un cole que se llama San Juan Bautizo y que, como castigo, es obligado a ser el director del cole en adelante. Podemos imaginarle recibiendo de golpe quejas de todo el mundo, rellenando montañas de papeles más altos que él en secretaría, recibiendo a padres enormes como gigantes enfadados  ante su escritorio,  inaugurando nuevos coles con aburridísimos políticos, asistiendo a larguísimas reuniones, vistiendo incómodos trajes con chaqueta y pisando continuamente su corbata sin querer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario