martes, 8 de febrero de 2011

Aniversario del nacimiento de Julio Verne



Jules Gabriel Verne (Nantes, 8 de febrero de 1828 – Amiens, 24 de marzo de 1905), conocido en los países de lengua española como Julio Verne, fue un escritor francés de novelas de aventuras. Es considerado junto a H. G. Wells uno de los padres de la ciencia ficción. Es el segundo autor más traducido de todos los tiempos, después de Agatha Christie, con 4185 traducciones. Algunas de sus obras han sido adaptadas al cine. Predijo con gran exactitud en sus relatos fantásticos la aparición de algunos de los productos generados por el avance tecnológico del siglo XX, como la televisión, los helicópteros, los submarinos o las naves espaciales. Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Julio_Verne

Tal día como hoy, hace 183 años, nació Julio Verne, uno de los autores más populares de nuestra juventud. Numerosos son los recuerdos de este interesante autor que nos regaló muchas de las mejores horas de nuesta juventud. Series de dibujos, colecciones de cromos, películas, iconos de todo beben de la inspiración de este creador de relatos de  ciencia ficción. 
A nuestros 15 años, ya habíamos leído muchos de sus 60 viajes extraordinarios (Novelas vehiculadas por un viaje exótico): Cinco semanas en globo, Viaje al centro de la Tierra, De la Tierra a la Luna, Los hijos del Capitán Grand, 20.000 leguas de viaje submarino, La Isla Misteriosa, La vuelta al mundo en 80 días, Miguel Strogoff el correo del Zar...
Conservo muchos de sus libros, todos en ediciones económicas y  papel barato. Las releo de vez en cuando. Aún me sorprendo con sus previsiones de visionario genial (pero muy documentado: pasó la mayor parte de su vida en las bibliotecas). Todos tenemos asociado en nuestra mente la palabra submarino al barroco diseño de su Nautilus. Muchos reflexionamos sobre el primer cohete y satélite lunar en la premonitoria novela "De la Tierra a la Luna". Algunos (los que llegamos a leer "Robur, el conquistador") imaginamos un portentoso helicóptero en la figura de un yate con grandes hélices en los mástiles.  Personalmente aprendí muchísimos cosas de sus aventuras: cómo  hacer fuego con el cristal abombado de la esfera de un reloj, cómo  fabricar ácido sulfúrico o pólvora con elementos nativos, un montón de datos sobre minerología y el mesozóico... Verne era un erudito y sus novelas constituían una forma maravillosa de aprender.  

Sirva hoy este  pequeño artículo como homenaje a este prolífico autor cuya vida (al igual que Stevenson) transcurrió en el cerrado mundo de una larga enfermedad. Cosntreñido casi siempre al reducido espacio de su ciudad de residencia logró evadirse ayudado de la biblioteca y su imaginación a fantásticos universos que nos regaló a todos en sus novelas. 
Jesús Marcial Grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario