miércoles, 27 de octubre de 2010

El biblioburro


Hemos encontrado una maravillosa experiencia  pedagógica que queremos compartir con vosotros, queridos lectores y lectoras. Se trata de la iniciativa que hace varios años, diez aproximadamente, está llevando a la práctica un maestro colombiano llamado Humberto Luis Soriano Borges en La Gloria, Departamento de Magdalena (República de Colombia). Se trata de una biblioteca ambulante que se mueve a lomos de un burro y de una burra. La burra se llama Alfa y el burro se llama Beto. “Biblioburro” llama a su biblioteca andante este joven maestro.
Él dice que hay niños y niñas que viven apartados de cualquier tipo de libros, ya que sus familias se encuentran diseminadas por los valles y perdidas en pequeñas aldeas de montaña. No llega allí ningún tipo de vehículo y ellos no tienen posibilidades de acudir a los centros de población en los que hay bibliotecas.
Los fines de semana, el maestro Soriano, carga de libros las alforjas de Alfa y Beto y va con esos humildes tesoros al encuentro de los niños y de las niñas que los reciben con entusiasmo. El dice que pretende cultivar su imaginación, que pretende poner un poco de color en sus vidas grises. Él dice, que esos niños y niñas “atravesados por la violencia”, necesitan asomarse a las maravillas que encierran los libros.
Es emocionante ver las caras de los niños y de las niñas leyendo los libros y haciendo ejercicios diversos después de la lectura. Es emocionante escuchar las opiniones que los padres y las madres de esos niños manifiestan respecto a la iniciativa del maestro..
- Espectacular, dice una niña entusiasmada refiriéndose al encuentro con Alfa y Beto.
- Como los niños no pueden acudir a las bibliotecas, el maestro les trae la biblioteca a los niños, señala una mamá agradecida.

Esta anécdota ha sido extraída del blog "El Adarve" de Miguel Ángel Guerra. Miguel Ángel es catedrático de Pedagogía en la Universidad de Málaga  y, doy fe (fui alumno suyo), es un excelente pedagogo y profesor.  Os invito a visitar su blog.






1 comentario:

  1. EXELENTE TRABAJO Humberto Luis, lo felicito por lo que estás haciendo por estas poblaciones es un gesto muuuuuuy humano que nace de su vocación de Docente, además como lo describes me imagino ver la alegría de esos niños, cuando llegas a visitarlos con el Biblioburro, es una experiencia maravillosa para todos y muy significativa para los niños. Eso si es SER un verdadero docente, Siga adelante con su mega labor. Bendiciones

    Rosalba

    ResponderEliminar